jueves, septiembre 17, 2009

Secuencian en el Cinvestav más de 35 mil genes del agave

La investigación, desarrollada en la Unidad Irapuato de ese centro con la especie tequilana Weber variedad azul, busca nuevas aplicaciones alimentarias y medicinales de la planta

La Jornada

Científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Unidad Irapuato, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), secuenciaron más de 35 mil genes del agave, de los cuales han identificado aquellos que pueden estar involucrados en el proceso de maduración y síntesis de inulinas (frútanos), con la finalidad de que en un futuro se pueda acortar el tiempo de producción en el sector.

El grupo encabezado por June Simpson Williamson, del departamento de Ingeniería Genética y del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio), trabaja desde hace seis años en el estudio del genoma funcional (transcriptoma) del Agave tequilana Weber variedad azul, con el fin de encontrar métodos más eficaces para la producción de la planta.

El equipo de Simpson Williamson ha identificado genes encargados del control de procesos de floración, de los cuales entre cuatro y cinco son los que pueden ser útiles para manipular el proceso de maduración del agave.

El proyecto, que se trabaja en colaboración con el Colegio de Posgraduados (Colpos), tiene el propósito de hallar el método para manipular la producción de azúcares y los tiempos de floración, los cuales tienen aplicaciones importantes para el manejo de las plantas en el campo y, en consecuencia, también para la producción de bebidas alcohólicas.

La meta a largo plazo es hacer más eficiente la explotación del agave en el campo y además descubir nuevas aplicaciones, como el desarrollo de suplementos alimenticios o de la medicina tradicional a partir de esta planta.

La ganadora al Premio Uhuari Mujer y Ciencia 2009, del Instituto de la Mujer en Irapuato, detalló que los estudios se hacen por medio de un sistema heterólogo in vitro, el cual consiste en purificar las enzimas y confirmar que tienen las actividades que la investigación propone.

Los investigadores realizan ese trabajo en tres etapas: la primera es la extracción del ARN, es decir, colectar muestras del Agave tequilana Weber variedad azul.

En la segunda se obtiene información de los genes expresados y en tejidos específicos de la planta que permiten ver sus pautas de expresión y regulación.

Finalmente se realiza un análisis bioinformático por medio del cual se obtienen datos más precisos de los genes que ayudan a conocer las enzimas presentes y cómo, cuándo y dónde se producen las inulinas (azúcares) que son aprovechadas para la producción del tequila.

No hay comentarios.: